Saltar al contenido

ALERGIA AL SOL, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

La alergia al sol es la reacción en la piel que produce una erupción roja en la piel que ha sido expuesta a la luz solar. La forma más común de las alergias solares es erupción solar polimorfa, también conocido como intoxicación solar.

Algunas personas tienen un tipo hereditario de la alergia por sol. Otros desarrollan signos sólo cuando son activados por otro factor como un medicamento o la exposición de la piel a una planta como la chirivía o limas salvajes.

Los casos leves de intoxicación solar pueden desaparecer sin tratamiento. Los casos más graves se pueden tratar con cremas o píldoras de esteroides.

Las personas con una alergia al sol severa pueden necesitar tomar medidas preventivas y el uso de ropa protectora contra el sol.
Síntomas de la alergia al sol en la piel

Síntomas de la alergia al sol

La apariencia de la piel aquejada por esta alergia puede variar ampliamente, dependiendo del trastorno que esté causando el problema. Los signos y síntomas de la alergia solar pueden incluir:

  • Rojez.
  • Picor o dolor.
  • Protuberancias diminutas que pueden agruparse en parches.
  • Formación de costras y sangrado.
  • Ampollas o ronchas en la piel

Los signos se presentan normalmente sólo en la piel que ha estado expuesta al sol y se desarrollan en minutos u horas después de la exposición al sol.

Cuándo consultar a un médico

Consulte a un médico si tiene molestias o reacciones cutáneas inusuales después de la exposición a la luz solar. Para los síntomas severos o persistentes, es posible que necesite ver a un médico especialista en el diagnóstico y tratamiento de trastornos de la piel (dermatólogo).

Causas de la alergia al sol

Determinados medicamentos, productos químicos y condiciones médicas pueden hacer que la piel sea más sensible al sol. No está claro por qué algunas personas padecen alergia al sol y otros no lo hacen. Los rasgos hereditarios pueden desempeñar un papel importante.

Principales tipos de sensibilidad al sol

Erupción polimórfica por la luz solar

Esta es la forma más común en la que se presentan las reacciones a la luz del sol. En su forma leve se describe a menudo como una ‘sudamina‘ por los pacientes, aunque puede ser más severa y persistente. La sudamina se produce por la retención de sudor en los poros de la piel.

Causa ronchas rojas y picor, síntomas que aparecen unas pocas horas después de la exposición al sol. Puede afectar a cualquier zona de la piel que se haya expuesto a la luz solar, aunque afecta más a las zonas mas sensibles y menos resistentes al sol, por ejemplo las que están cubiertas durante todo el año. Tienden a durar hasta una semana.

La reacción alérgica de la piel a la luz solar se produce por la radiación ultravioleta.

Hay dos tipos de radiación ultravioleta en luz del sol: Rayos UVA y Rayos UVB . En la mayoría de los pacientes, el sarpullido se produce por los rayos UVA por lo que se recomienda cremas solares con alta protección de 40 o 50.

En casos severos, los tratamientos incluyen terapia de desensibilización ultravioleta y esteroides orales: la elección del tratamiento depende de las características exactas de la erupción en un individuo.

Urticaria solar

Eczema por sensibilidad solar

Es muy común este tipo de ezcema atópico, especialmente habitual en niños. Aparece sobre todo durante el tiempo soleado.
Su desencadenante es la humedad, el calor y el sudor. Hay personas que les afecta mucho más y sus síntomas son mas severos si están expuestos a la luz ultravioleta del sol. Este efecto se denomina Eczema Photoaggravated.
Un protector solar de amplio espectro (UVA y UVB) puede ayudar a reducir esas erupciones en algunos pacientes. Las erupciones se  pueden tratar con las misma cremas que se utilizan  para el que no es producido por la luz solar.
Hay un tipo más raro de eczema inducido por el sol cuando la piel es muy sensible a la luz solar. Se llama ‘dermatitis actínica crónica‘.
Suele presentarse en personas de mediana o avanzada edad y puede ser muy severa en algunos pacientes. A menudo incluso persiste durante el invierno.
La alergia es producida por lo rayos ULTRAVIOLETAS de la luz del sol, generalmente de los rayos UVB.
Para prevenir esta grave reacción se ha de utilizar protección solar de factor alto y evitar la exposición directa al sol, pero incluso con estas medidas puede ser muy difícil de controlar. En esto casos no basta con cremas, algunos pacientes necesitan tratamiento farmacológico antiestamínico.

piel atopica alergia al sol

Urticaria Solar

Esta urticaria es una reacción a la exposición breve al sol, incluso si la exposición dura segundos. Sus síntomas son ronchas y picor. Suele desaparecer a los pocos minutos ya terminada la exposición. La desaparición de los síntomas no suele llegar a la hora. Se presenta durante el invierno y el verano. Para su correcto diagnóstico es necesario una prueba de fotosensibilidad para determinar que tipo de luz solar es la causante.
Puede aparecer una complicación: Normalmente esta urticaria solar se produce por la luz ultravioleta, pero en ocasiones la causa puede ser la luz no ultravioleta, por lo que los protectores solares no serán efectivos. En este caso lo mejor es ponerse en manos de especialistas médicos.

Protoporfiria eritropoyética

Es una rara enfermedad genética que causa problemas desde la niñez hasta la edad adulta. La mayoría de los pacientes comienza a presentar los síntomas a partir de los cuatro años.

La exposición al sol causa un dolor como si fuera una quemazón. Este dolor se manifiesta en los bordes de la manos, en los pies y en la cara, normalmente duran de dos a tres días. Estos síntomas van acompañados de una leve hinchazón.

Como tratamiento se puede emplear analgésicos convencionales que pueden ayudar en casos leves. También la aplicación de agua fría puede aliviar.

Esta enfermedad es de carácter genético aunque puede aparecer en personas con familias sin antecedentes.

Aunque no hay tratamientos totalmente eficaces para los ataques más dolorosos, el beta caroteno y la terapia con luz ultravioleta puede ayudar a algunos enfermos. Puesto que el dolor es causado por la luz visible, los filtros solares que se comercializan no ayudan, se han de utilizar filtros solares especiales prescritos por el médico. En raras ocasiones se pueden presentar complicaciones hepáticas por lo que es necesario realizar exámenes de sangre al menos una vez al año.

Fotosensibilidad inducidas por medicamentos

Algunos medicamentos, particularmente la doxiciclina, algunos fármacos antiinflamatorios no esteroides, tiazidas y amiodarona, pueden causar sensibilidad al sol, dolor, inflamación y enrojecimiento. Estos síntomas pueden aparecer tras solo unos minutos de exposición al sol. Menos frecuente es una erupción de larga duración en áreas expuestas de la piel. El problema generalmente aparece a los pocos días de dejar el medicamento. En raras ocasiones puede permanecer hasta tres meses.

Prurigo actínico

El prurigo actínico es una erupción nodular en la piel. Se producen ampollas acompañadas de picor principalmente en la piel expuesta al sol. Pueden persistir durante muchos meses y cuando desaparecen puede dejar cicatrices. Es más frecuente en niños. Los tratamientos incluyen filtros solares de amplio espectro, esteroides en crema, y en casos severos, las medicamentos como el corticoesteoires prednisolona. A veces puede ayudar el tratamiento con luz ultravioleta medicinal.

Xeroderma pigmentosa

Es una enfermedad genética muy rara y poco frecuente de la piel. Es muy importante un diagnostico temprano, ya que quien padece esta enfermedad es extremadamente sensible a la luz solar durante la infancia. De niños al no estar protegidos contra la luz, aumentan las posibilidades de desarrollar más adelante un cáncer de piel. Uno de los síntomas son quemaduras muy severas con solo una simple exposición al sol. Para detectar esta enfermedad se ha de acudir a un dermatólogo que buscará ciertos patrones de manchas en la piel en forma de pecas. Otra prueba que se realiza es un biopsia. También puede provocar problemas en la vista y el cerebro, por lo que es muy importante estar diagnosticado para poder prevenir.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que pueden provocar una reacción alérgica a la luz solar incluyen:

  • Raza. Cualquiera puede tener una alergia al sol, pero ciertas alergias solares son más comunes en las personas de ciertas razas. Por ejemplo, el tipo más común de alergia al sol (erupción solar polimorfa) se presenta principalmente en los caucásicos. Una alergia al sol menos común, pero una variedad más grave, es más común en los nativos americanos.
  • La exposición a ciertas sustancias. Algunos de los síntomas de la alergia de la piel se activan cuando la piel está expuesta a ciertas sustancias y luego a la luz solar. Sustancias comunes responsables de este tipo de reacción incluyen fragancias, desinfectantes e incluso algunos productos químicos utilizados en los protectores solares.
  • Tomar ciertos medicamentos. Un gran número de medicamentos pueden hacer que la piel se queme más rápidamente, incluyendo antibióticos de tetraciclina, medicamentos a base de sulfa y analgésicos.
  • Padecer otra condición de la piel. Sufrir dermatitis aumenta el riesgo de tener una alergia al sol.
  • Tener familiares con alergia al sol. Es más probable que tenga una alergia al sol si usted tiene un hermano o padre con una alergia al sol.

Preparación para la cita con su médico


Es común que la primera consulta sea con su médico de cabecera o médico de atención primaria. Sin embargo, cuando llame para concertar una cita, es posible que sea derivado a un médico especializado en enfermedades de la piel (dermatólogo).

En el momento de concertar la cita, asegúrese de preguntar si no necesita hacer nada por adelantado. Por ejemplo, si usted va a tener las pruebas que evalúan una reacción a la luz ultravioleta, su médico le puede solicitar que deje de tomar ciertos medicamentos de antemano.

Recomendaciones para antes de la cita

Antes de su cita, responda estas preguntas ya que ayudarán al médico a diagnosticar su problema:

  • ¿Cuánto tiempo después de la exposición al sol empezaron los síntomas?
  • ¿Qué tipo de síntomas experimento?
  • ¿Qué factores hacen que los síntomas empeoren o mejoren?
  • ¿Alguna vez he tenido este tipo de síntomas antes?
  • ¿Qué medicamentos y suplementos tomo con regularidad?

Qué esperar de mi cita con el médico

Su médico probablemente le hará una serie de preguntas. Un ejemplo de estas preguntas:

  • ¿Qué partes del cuerpo están afectadas?
  • Exactamente ¿qué aspecto tiene la piel afectada? por ejmplo, ¿puede manifestarse solo como alergias en la cara?
  • ¿Cómo de severos son sus síntomas?
  • ¿Cuánto tiempo dura su reacción en la piel?
  • ¿Tiene picazón o dolor?
  • ¿Su piel reacciona simplemente a la luz solar directa, o también a la luz solar a través de la ventana?
  • ¿Alguien más en su familia tiene reacciones de la piel a la luz solar u otras condiciones alérgicas de la piel?
  • ¿Qué productos que utiliza en su piel?

Puedes leer en nuestra página más información sobre alergias

Pruebas y diagnóstico de la alergia al sol

En muchos casos, los médicos pueden diagnosticar la alergia al sol simplemente mirando la piel. Pero si el diagnóstico no está claro, es posible que necesite pruebas para ayudar a identificar su dolencia. Estas pruebas pueden incluir:

  • Examen de luz ultravioleta (UV). También llamado phototesting, este examen se utiliza para ver cómo su piel reacciona a diferentes longitudes de onda de la luz ultravioleta de un tipo especial de lámpara. La determinación de qué tipo particular de luz ultravioleta provoca una reacción, puede ayudar a identificar la alergia al sol que padece.
  • Fotoparche. Esta prueba muestra si su alergia al sol es causada por una sustancia sensibilizante aplicada a la piel antes de exponerse al sol. En la prueba, parches idénticos con desencadenantes comunes de alergia al sol se aplican directamente sobre la piel, generalmente en la espalda. Un día más tarde, una de las zonas recibe una dosis medida de los rayos ultravioleta de una lámpara de sol. Si se produce una reacción sólo en la zona expuesta a la luz, es probable que se vincula a la sustancia que se esté probando.
  • Análisis de sangre y muestras de piel. Estas pruebas generalmente no son necesarios. Sin embargo, el médico puede solicitar una de estas pruebas si sospecha que sus síntomas pueden ser causados por una enfermedad subyacente, como el lupus, en lugar de una alergia al sol. Con estas pruebas, una muestra de sangre o una muestra de piel (biopsia) se examina con más detenido en un laboratorio.

Tratamientos a la alergia al sol

El tratamiento depende del tipo particular de alergia que padece. Para los casos leves, tan solo evitar el sol durante unos días puede ser suficiente para resolver los signos y síntomas.

Medicamentos

Las cremas para alergias solares que contienen corticosteroides están disponibles sin receta algunos más potentes ya mediante receta. Para una reacción alérgica en la piel grave, el médico puede prescribir pastillas para la alergia de corticosteroides, como la prednisona.

El medicamento contra la malaria hidroxicloroquina (Plaquenil) puede aliviar los síntomas de algunos tipos de alergia al sol.

Terapia

Si usted tiene una alergia al sol severa, su médico podría sugerirle conseguir fortalecer su piel ante la luz solar. En la fototerapia, una lámpara especial se utiliza para hacer brillar la luz ultravioleta sobre las áreas de su cuerpo que con frecuencia están expuestos al sol. Por lo general, un par de veces a la semana durante varias semanas es suficiente.

Forma de vida y remedios caseros a la alergia al sol

Estos consejos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la alergia al sol y a mejorar su salud:

  • Evitar la exposición al sol. La mayoría de los síntomas de la alergia al sol mejoran rápidamente, en cuestión de horas, cuando las zonas afectadas ya no están expuestas a la luz solar.
  • Dejar de usar medicamentos que lo hagan más sensible a la luz. Si usted está tomando medicamentos para otras afecciones, hable con su médico acerca de si pueden hacer que su piel sea más sensible al sol.
  • Aplicar cremas hidratantes. Lociones para la piel puede ayudar a aliviar la irritación causada por piel seca y escamosa. Este es un buen consejo
  • Utilice remedios calmantes de la piel. Los remedios caseros que pueden ayudar incluyen la loción de calamina y aloe vera. Son muchos y bien conocidos los beneficios del aloe vera en la piel.

Remedios caseros a la alergia al sol

Prevención de la alergia al sol

Si usted tiene una alergia del sol o un aumento de la sensibilidad al sol, puede prevenir una reacción mediante la adopción de estos pasos:

Protector sola para la alergia al sol

  • Limite su tiempo en el sol. No se exponga al sol de 12:00 a 16:00. Cuando el sol es más brillante.
  • Evitar la exposición repentina a la luz solar. Muchas personas presentan síntomas de la alergia al sol cuando están expuestos a más luz solar en la primavera o el verano. Aumente poco a poco el tiempo que pase al aire libre para que sus células de la piel tienen tiempo para adaptarse a la luz solar.
  • Use gafas de sol y ropa protectora. Los sombreros de ala ancha y las camisas de manga larga pueden ayudar a proteger su piel de la exposición al sol. Evite las telas que son delgadas o que tienen un tejido suelto, ya que los rayos UV pueden pasar a través de ellos. Es posible que desee considerar el uso de ropas diseñadas específicamente para bloquear los rayos UV, que se pueden encontrar en tiendas de deporte.
  • Aplicar protector solar con frecuencia. Use un protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar de al menos 15. Aplique el protector solar generosamente, y vuelva a aplicar cada dos horas o con más frecuencia si está nadando o sudando.

Los dermatólogos recomiendan usar un protector solar resistente al agua con un factor de protección solar solar de al menos 30. El sol puede ser un factor de riesgo para nuestra salud. Siempre debemos protegernos adecuadamente.

 

Como se ha de tomar el sol de forma segura

Estos consejos son para todo el mundo, y no solo para las personas que padecen de alergias o intolerancia al sol

Antes de tomar sol

Prepare su cuerpo cuando menos diez días, antes de exponerse por tiempos prolongados al sol con una protección lo mas adecuada y segura posible para llegar al bronceado perfecto sin abrasar la piel en el proceso de bronceado.
Asegúrese dela piel está limpia, hidratada y sin rastro alguno de maquillaje. Haga esta comprobación antes de la sesión de bronceado.
Evite los productos con alcohol (desodorizantes, colonias, etc), pueden generar máculas.
Escoja un producto solar de calidad reconocida, y con un factor de protección conveniente a su piel y a su resistencia al sol.
Aplique el producto media hora ya antes de exponerte al sol, con la piel absolutamente seca.

Uso de los protectores solares

Aplicarse el protector solar media hora ya antes de comenzar a tomar el sol.
Aplique el producto en abundancia en las zonas más sensibles como cara, cuello, escote, orejas, hombros y empeines.
Aplicar la protección solar toda vez que salga del agua o bien tras una sudoración excesiva.
Resguardarse los labios y las cicatrices con labiales bloqueadores solares y los ojos gafas de sol con cristales de calidad para eludir las irritaciones y generación de arrugas en el contorno de los ojos.

Remedios Caseros para aliviar los síntomas de la alergia al sol.

La alergia al sol o bien Erupción polimórfica luminosa es una reacción que padece la piel cuando los rayos solares intensos inciden sobre ella. Si bien no es una reacción alérgica como tal, los síntomas son muy similares, de ahí su nombre.

Los síntomas de esta alergia pueden desarrollarse aunque uses protección solar. Estos síntomas, que pueden aparecer desde horas tras la exposición hasta días, van desde pequeñas urticarias hasta úlceras y lesiones cutáneas.

Si piensas que sufres alergia al sol, lo más conveniente es asistir primero al médico de cabecera para asegurarte que sea ese el inconveniente que tienes. No obstante, con el diagnóstico ya seguro, puedes mitigar sus síntomas con estos diez antídotos caseros contra la alergia al sol.

Aloe Vera

Uno de los antídotos caseros más efectivos es el Aloe Vera. Al aplicar el gel de esta planta, que sirve prácticamente para todo, sobre la piel dañada por la alergia al sol, apreciarás como la irritación desaparece en cuestión de segundos.

Pepino

Desmenuza un pepino y aplica la pasta sobre las erupciones. Este antídoto casero no solo calmará el dolor de la irritación, sino además de esto evitará que aparezcan erupciones nuevas.

Avena

Mezcla harina de avena con agua y aplica este preparado mientras te duchas o bien mézclala con el agua de la bañera. Merced a este antídoto casero apreciarás un enorme alivio de los síntomas de la alergia al sol y evitarás que las erupciones vayan a más.

Patata

Otro antídoto casero para mitigar los síntomas de la alergia al sol es rallar una patata cruda y aplicar lo rallado sobre las erupciones. La patata desinflamará, refrescará y aliviará de manera inmediata la irritación.

Vinagre

Como para las picaduras, el vinagre es un antídoto casero muy efectivo. Empapa un paño o bien una toallita en vinagre y aplícala sobre la zona perjudicada. De esta forma aliviarás el picor.

Leche

Este es un antídoto casero que no solo sirve para los síntomas de la alergia al sol, también para tratar las quemaduras habituales del verano. Cuando comiences a apreciar los primeros síntomas de la alergia al sol, aplica leche sobre la piel y déjalo actuar unos quince minutos. Después aclárate con agua fría y apreciarás como se calma la irritación.

Bicarbonato de sodio

De la misma manera que con la avena, el bicarbonato de sodio es otro antídoto casero idóneo para la hora del baño. Disuelve una taza de bicarbonato sódico en un cubo y emplea esa agua en el momento en que te duches para mitigar la irritación.

Leche de coco y yogur

Como con la leche de vaca, la de coco asimismo es ideal para luchar la alergia al sol. Mezcla esta leche con un yogur natural y bébetelo. De manera inmediata apreciarás que el enrojecimiento y el picor remiten.

Flor de sabuco

Cuece 3 cucharadas de esta flor en medio litro de agua y déjalo descansar a lo largo de un minuto. Cuando se enfríe aplícalo sobre la piel para luchar la picazón, la inflamación y el enrojecimiento.

Manzanilla

Tiene propiedades antiinflamatorias, con lo que es idónea para tratar el enrojecimiento y la irritación provocados por la alergia al sol. Hierve 5 bolsas de manzanilla en una taza con agua, déjalo enfriar y después aplícalo sobre la piel. Así lograrás un antídoto casero intenso contra la alergia al sol.